martes, 19 de noviembre de 2013

La sinfonia pastoral de André Gide

La sinfonia pastoral
de André Gide
Poseidon - Argentina - 1949

COMPRAS Y CONSULTAS
www.ayconstanza.com

Inmovilizado en casa por la nieve, el pastor (clérigo) protestante de un pueblo del Jura suizo relata en una especie de diario personal una experiencia comenzada dos años y medio antes: “Aprovecharé la desocupación producida por este encierro forzoso, para volver atrás y contar cómo es que vine a ocuparme de Gertrudis. Me he propuesto escribir aquí todo lo que se refiere a la formación y el desarrollo de esta alma piadosa, que creo haber sacado de la noche sólo para adoración del amor. Bendito sea el Señor por haberme confiado aquella tarea”.*
El pastor había sido llamado a la cabecera de una anciana, en una granja aislada. Después de la muerte de esta mujer, encuentra en un rincón oscuro de la casa a la sobrina de la difunta: una joven ciega, de quince años, que vive en la mugre y la miseria. Aquella, que pronto sería llamada Gertrudis, vegeta en un estado desolador de atraso mental.
El pastor decide acogerla en su casa. La conduce en su cabriolé: “Huésped de aquel cuerpo opaco, un alma espera sin duda, encerrada entre paredes, que algún rayo de vuestra gracia la alcance, ¡Señor! ¿Permitiréis quizá que mi amor, aparte de ella la horrorosa noche?...” . En su casa, el pastor choca con la hostilidad de su mujer, Amelia “cuyo movimiento natural es siempre la mejor de sus reacciones; pero cuya razón lucha sin tregua y, a menudo, se impone al corazón” . Su hogar cuenta ya con cinco hijos y el más pequeño aún está en la cuna. A la oposición de Amelia, el pastor contesta: “—Devuelvo la oveja perdida, dije con la mayor solemnidad que pude” . Amelia acepta a la niña y el pastor apunta el 27 de febrero: “Me pareció al poco tiempo que había dejado en manos de Amelia una tarea pesada, tan pesada que al principio me quedé confuso” .
Al cabo de algunos días, después de haberla limpiado, peinado y vestido, el pastor emprende la educación de Gertrudis —nombre escogido por Carlota, una de las hijas del pastor—. Las reacciones de la chica son puramente animales: se precipita sobre la comida, se queda todo el día agazapada junto al fuego, adopta siempre una actitud a la defensiva. No sabe hablar. Para esta tarea difícil, el pastor se acuerda de los éxitos conseguidos por un médico inglés en casos similares. El doctor Martins charla con el pastor del caso de Laura Bridgeman, una joven inglesa cuyos progresos espectaculares inspiraron el cuento de Dickens, El grillo del hogar...

No hay comentarios:

Libertad Leblanc, Yuyito Gonzalez, Carlos Monzón... Años 90

Revista Caras N°583 18 Marzo 1993  COMPRALA EN  http://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-677807997-revista-caras-n583-18-marzo-1993-mo...