Usa el BUSCADOR de Ay, Constanza!!!

Solas pero no tanto Historias de mujeres de 30 de Mariana Perel Prologo de Maitena

Solas pero no tanto
Historias de mujeres de 30
de Mariana Perel
Prologo de Maitena 
Perfil - Argentina - 1999

COMPRAS Y CONSULTAS
www.ayconstanza.com 

Por Maitena
Entre tanta novela de investigación sobre mujeres de nuestra historia _algunas menos desconocidas que otras_, que últimamente inundan las librerías, encontrarse con un libro donde se arma una ficción a través de la investigación del relato que nueve mujeres desconocidas hacen de su historia, resulta un hallazgo. 
Mujeres de hoy que podríamos definir muy bien _para equivocarnos correctamente_ como “comunes y corrientes”. 

El tono confesional, que a veces se parece al de una densa sesión de psicoanálisis y otras al de uno de esos livianos viajes en taxi donde le contamos todo a un desconocido, logra crear un clima de intimidad, en el que al escuchar al otro, invariablemente, se nos disparan muchas cosas propias.
Y no es ninguna novedad, pero da un gran alivio, descubrir que eso que te pasa a vos también le pasa a otros. Que no sos la única marciana que..,.o la más bruja por..., o la peor hija, o la peor madre, o una frígida, o una degenerada, o una fóbica, o una jodida. 

Treinta años es una edad en la que podés no saber bien lo que querés pero, por lo menos, ya estás bastante segura de lo que no querés.
Estas nueve mujeres, como otras miles de mujeres, no viven solas porque quieren sino porque lo eligieron, que no es lo mismo. 
Batallan contra los prejuicios, el dinero, el cansancio, el encierro, el paso del tiempo, con una conviccion desconocida para las mujeres que se resignan a vivir una vida de acuerdo a los mandatos establecidos.

Y, al escucharlas, sorprende descubrir que el enemigo más molesto para una mujer que vive sola no parece ser la soledad sino la acosadora mirada de los otros.
Podríamos pensar que esto no es privativo de las mujeres, que a los hombres solos también los persigue el intimidatorio “¿y... para cuando?”. Pero es más común (me atrevería a decir que es casi un dato estadístico) que los hombres no vivan solos mucho tiempo. O que se piense que ellos viven solos porque quieren, porque les gusta.

En estas páginas las mujeres podemos encontrar casi todo el catálogo de temas que nos ocupan la cabeza, la charla con amigas, las cartas no mandadas, las horas de teléfono y esa buena cantidad de lágrimas derramadas en secreto.
Y, para los hombres, este libro puede servir como un muy buen “manual de uso” de una mujer de treinta que vive sola, entre otras cosas, porque no le resulta fácil encontrar un hombre que la entienda... No a ella, sino que entienda la vida de la misma manera que ella. 

Maitena

No hay comentarios:

Pedinos ese libro que no conseguís en ningún lado

Pedinos ese libro que no conseguís en ningún lado
ayconstanza@gmail.com